El ph y la alcalinidad

 Hoy vamos a hablar de una pareja que, por suerte, está bastante de moda: el pH y la alcalinidad. Probablemente hayas oído hablar de la dieta alcalina, de lo peligroso que es para nuestra salud la acidosis en el cuerpo, etc. y estás hecho un lío. Pero no te preocupes porque hoy lo resolveremos. Y es que no nos vamos a complicar desarrollando estos conceptos de una manera excesivamente científica, sino que vamos a explicarlo de una forma fácil de recordar.

QUÉ ES EL PH

El pH, según puedes leer en la Wikipedia, es una medida de acidez o alcalinidad de una disolución. El pH indica la concentración de iones hidronio presentes en determinadas disoluciones. Esto, dicho en cristiano, y en lo que a salud se refiere, significa que el pH nos indica si un alimento es saludable o no. Vamos poco a poco para que lo puedas entender.

El pH es una cifra que va del 0 al 14 y que nos indica si un alimento es ácido (inferior a 7),neutro (7) o alcalino (superior a 7). En la siguiente gráfica lo verás claro:

gráfico-ph-600x336

¿QUÉ SIGNIFICA QUE ALGO SEA ÁCIDO O QUE SEA ALCALINO?

La alcalinidad y la acidez son propiedades de las sustancias. Ser alcalino es como sacar un sobresaliente en un examen; ser ácido significa suspenderlo. Por tanto, debemos darle preferencia a aquellas sustancias que son alcalinas. ¿Para qué? Ahora lo vas a entender.

Verás, resulta que nuestra sangre se tiene que mantener en un pH de 7,35-7,45 o ligeramente superior a 7. Sin embargo, debido a una serie de factores de los que hablaremos en breve, este pH alcalino se ve alterado. Como consecuencia, la sangre reacciona y para mantenerlo en ese nivel roba nutrientes y compensa así el desequilibrio. Y estos nutrientes los roba de órganosvitales, órganos que necesitan esas sustancias para su correcto funcionamiento. Por eso, el pH que se mide es el de la orina y la saliva. De modo que, si nuestra orina tiene un pH ácido es porque la sangre está robando nutrientes que la mantienen alcalina y así permanecer dentro de su rango alcalino de 7,35-7,45.

¿CÓMO PODEMOS SABER NUESTRO PH?

Podemos conocer el pH de nuestra orina o de nuestra saliva a través de las tiras reactivas de pH.

Estas tiras son, como su nombre indica, unas tiras de papel que muestran la escala de tu pH. Para ello tenemos que ponerlas en contacto con cualquiera de estos dos fluidos. De este modo, la tira te mostrará un color que podrás comparar con los que aparecen en el paquete. Según el resultado de tu prueba sabras si tu pH es alcalino o es un pH ácido.

La tasa normal de la orina es un pH entre 7 y 7.5. Pero no nos asustemos si nuestra primera orina nos indica un pH ácido. La primera medición resultará así dado que el cuerpo se ha dedicado durante la noche a eliminar productos ácidos de desechos y lo hará a través de la orina.

Y ¿QUÉ SIGNIFICA TENER UN PH ÁCIDO?

Tener un pH ácido es sinónimo de enfermedad. Según se acidifica tu organismo, más propenso será de enfermar. Dolores de cabeza, cansancio, falta de energía, caída del cabello, uñas frágiles, falta de concentración, problemas digestivos, infecciones recurrentes, dolores articulares, óseos o musculares, etc. son alguno de los síntomas que indican que tu cuerpo está acidificado o, lo que es lo mismo, presenta acidosis. Cuanta más acidez haya, más grave será el problema de salud. Sin embargo, hay una buena noticia y es que podemos prevenir esta situación de acidez, o corregirla en caso de que ya estemos ácidos. Y ahora viene la pregunta del millón:

¿QUÉ DEBEMOS HACER PARA MANTENERNOS ALCALINOS?

Para poder tener un pH alcalino, tenemos que tener en cuenta los siguientes factores:

1.La alimentación. Una de las causas más importantes de la acidez del cuerpo es lo que ingerimos a diario. Si en nuestra nevera y en nuestra despensa abundan las verduras de hojas verdes, las hortalizas, las frutas, los granos integrales, las algas, las legumbres, etc. las posibilidades de que enfermemos como consecuencia de un cuerpo ácido se verán muy limitadas. La recomendación es que nuestra alimentación sea un 80% alcalina, y dejar para determinadas ocasiones alimentos acidificantes. En la siguiente imagen podrás ver algunos alimentos ácidos y algunos alcalinos.

ph

2.La inteligencia emocional. De nada, absolutamente nada, te va a servir comer de la manera más alcalina posible si tu nivel de estrés es elevado. Cómo gestionemos nuestras emociones será una pieza fundamental a la hora de ayudar a nuestro cuerpo a que se mantenga alcalino. Practicar meditación, estar en contacto con la naturaleza, sentirse realizado, etc. son algunos ejemplos para cuidar nuestra alcalinidad.

 

3.La limpieza interior. Nos duchamos todos los días, incluso varias veces. Sin embargo, pocas personas incorporan en su rutina de aseo la limpieza interior. Este tipo de limpieza consiste en darle al organismo el mínimo de tóxicos De este modo, al poder liberar a los órganos de limpieza de estas tareas extras, se podrá encargar de expulsar todo lo que se acumula con el tiempo. Los productos de limpieza del hogar, los de aseo personal, la contaminación, el aire, elagua, los pesticidas y demás tóxicos presentes en nuestro día a día, hacen que nuestro cuerpo se acidifique con facilidad. Consumir productos sin tóxicos es una herramienta fundamental para conseguir evitar la acidez. Pero también hacer alguna limpieza, ayuno ocura puede facilitar este proceso.

Resumiendo, nuestros fluidos corporales nos dan una pista clara de cómo es nuestra salud. En nuestras manos está el poder mantener un pH alcalino y asegurarnos que el malo de la película, la acidificación, no entre en escena nunca o muera en los primeros minutos. Para ello ten en cuenta que el truco es bien sencillo: mantén un buen equilibrio entre todos los factores que favorecen la alcalinidad. Si todos ellos están presentes en tu día a día, te asegurarás una salud de hierro que será la protagonista de la película de tu vida.

Si quieres saber más contacta con nosotros.

clubvidasanaybienestar@gmail.com

Home

Deja un comentario